Para muchas mujeres, el embarazo son sólo 9 meses en donde una célula se encuentra con otra y comienzan a hacer el proceso natural, biológico de reproducirse hasta tener a un ser humano en sus brazos. Hay mujeres que no pueden darse el tiempo ni el espacio para sentirse, verse transformar, ni conectar con la magia de lo Divino, y de repente están el día antes del parto, o ese mismo día diciendo…. ya?
El embarazo consciente es saber lo que es entregarlo todo y entregarse una misma enterita para que otro ser, chispa cósmica, crezca y se desarrolle ADENTRO, en el vientre, en el útero. Es saber que el universo entero se manifiesta con la unión del poder masculino y el femenino para albergar la vida y poder continuar la existencia humana.
Durante el embarazo hay continuamente avalanchas de emociones. Las tristezas se manifiestan intensamente, los temores de una lluvia de preguntas sin respuestas, el saber que continuaremos nuestra historia generacional nos hace sentir a cargo de mucho, quizá mas de lo que pensamos creer ser capaces. Lo mas hermoso y liberador es observar las emociones y aceptarlas sin verguenza, llorar cuando hay que llorar, escribir mucho, compartir con otras mujeres que nos pueden guiar en el proceso y que están pasando por las mismas, conectar con nuestro cuerpo desde la danza, el yoga, el movimiento, la respiración, la meditación y saber que nunca se nos da mas de lo que somos capaces de enfrentar. CONFIAR PLENAMENTE en nosotras, en Dios, en el amor, en el aliento que sostiene los dos corazones que palpitan en un solo cuerpo.
Y si, todo es normal en el embarazo y con esa respuesta nos tenemos que quedar: que se te caiga el pelo, subir de peso, las hemorroides, los pies hinchados, dolor en las caderas, inclusive que puedas a tener vista borrosa…. no es nada fácil…. pero saber que pasará es un hecho que tranquiliza. A mi, como amante del cuerpo y el movimiento,  me da mucha risa e inclusive lo tomo como una investigación, verme crecer en todas las direcciones, ver que parezco un pato al levantarme del suelo, sentir como de lento tengo que moverme en la cama para cambiar de lado, así que lo he podido disfrutar muchísimo. Imaginar que hay un ser que esta simplemente al otro lado de la piel me borra todas las dificultades físicas y emocionales por las que puedo estar pasando. Es la experiencia mas surreal que he podido vivir hasta ahora y de eso estoy infinitamente agradecida, de SER MUJER.
Ya casi a punto de dar a luz, o mas bien, DAR LA LUZ,  me encuentro con mis ancestras en los sueños y en las meditaciones. Dicen que el útero es un órgano que guarda la memoria de hasta 7 generaciones anteriores. Así que aquí estoy yo, formando parte de ese árbol genealógico ancestral que continua y decido conscientemente parar los dolores y las frustraciones que mis abuelas han vivido y recobrar la memoria de la raíz femenina para gozar la vida en salud, en liberación y en creación. Mi abuela me dice: Cata, no puedes llorar ahora porque tu bebe va a sentir tu tristeza… y yo le digo: Abuela, el bebe sabrá qué es la tristeza, yo no se la tengo que esconder. Reconocer que somos seres multi-colores, los cuales experimentamos la alegría, la tristeza, la duda, la aburrición, el gozo, la tranquilidad, la plenitud, nos hace libres y nos hace plenamente vivir en consciencia el presente. Poder expresar lo que sentimos sin ningún tipo de temor, de represión, es libertad. Encontrar nuestra propia voz y desde el corazón poder narrar nuestro guión, eso es vivir.
A las mujeres que están o estarán en estado de gestación, las invito a vivir su embarazo plenamente conscientes para aprovechar de estos meses de creatividad absoluta, de experimentar en carne y hueso lo que es SER MUJER.
Share

You might also like

Leave a Reply