Cada día, sin duda me encuentro en alguna situación apreciando el silencio, respirando hondo para captar el momento, entrando en el estado de plena gratitud. Sentada sobre una piedra al borde de un río frío cristalino, caminando por un sendero de hojas secas, paseándome por el callejón que mira al valle… observando el sol que besó el horizonte marino antes de iluminarnos. Algo dentro de mi se activa y me llena como una luz plateada que pinta cada célula desde arriba hasta abajo y de mi boca sale un canto: GRACIAS MADRE, GRACIAS PADRE!!!!

Y empiezo… gracias agua, fuego, tierra, gracias viento, Dios, Espíritu, gracias abuelos y abuelas, gracias vida… no puedo terminar de dar las gracias!!

En el verde hay espacio y hay tiempo para la mente. Los fractales activan la creatividad y se vuelve al origen de lo orgánico. Aquí todo baila con el viento y la Tierra se siente respirar. Afuera del concreto hay una vida, si, una vida que no es cuadrada, que no necesariamente está alineada con las 12 horas del reloj circular, sino con el espiral del tiempo de cada uno y de cada ser, de los árboles, las mariposas, las flores cuando se abren, los huertos…

Entre el verde y el azul, las antenas se afinan en su sintonía y todo se sincroniza, se agudiza la telepatía y la intuición. No hay distorsiones. No hay sirenas, ni envolturas electromagnéticas. Cuando se toca el suelo, se toca el suelo de verdad y no se camina sobre una capa enorme de pavimento que va sobre tuberías, sobre líneas de no se que, sobre los metros.

En la ciudad, la gente corre de un lado para otro y de otro para otro y dicen “estoy a tope” porque no tienen tiempo de nada más que de estar ocupados. En las montañas, hay tiempo de respirar, de contemplar, de ver crecer y de ver morir. Mirar hacia adentro, abrazar un árbol para sentirlo, perderse en el correr del agua en el río y recordar que así es la vida, cambiante, fluida.

Así que Gracias Madre por permitirme habitarte. Que no falte el gracias ni un solo diita de esta vida.

Catalina González

catamaryoga

Share

You might also like

Leave a Reply