Después de un embarazo y un parto (cesárea o vaginal), el cuerpo cruza por cambios extremos en tiempos muy cortos, las hormonas suben y bajan en picos y el cambio de la vida es radical. Tener un bebé en brazos, pegado del pecho, o arrullándolo en hombros, y adicionando a esto la falta de sueño, no es algo habitual para una mujer…

Dolores físicos pueden comenzar a surgir: contracturas, dolores lumbares, de piernas, mala digestión, entre otros…

A nivel emocional también pueden haber cambios fuertes: depresión, desánimo, pánico, cansancio extremo, o simplemente el hecho de no sentir tu cuerpo, de no reconocerlo o reconocerse dentro de él. A veces, sólo necesitamos un mimo, un toque suave que abrace la piel hacia los huesos para recordarnos lo que somos.

El masaje post-natal se enfoca en las necesidades específicas que la mujer tenga. Es un masaje sutil pero profundo y muy completo. Ayuda a disminuir dolores físicos y a levantar el ánimo, a volver a sentir el cuerpo y darnos alivio. Duración 1h.

Share

You might also like

Leave a Reply