“La conexión es estelar” dicen las ballenas en los sueños…

Llegamos a este cuerpo limitado a realizar algo, a cumplir una misión que va mas allá de lo físico, a seguir entretejiendo esta red, esta telaraña, la telaraña que sostiene y entrelaza a los que vienen, a los que estamos aquí con los que ya pasaron. La conexión se hace fuerte y el sentir se agudiza. Los corazones se acercan y se habitan el uno al otro cuando el encuentro es honesto y transparente, cuando no hay intermitentes ni desviaciones, cuando no hay miedos y sólo hay entrega y confianza. Entonces ahí me puedo lanzar al vacío y saber que puedo experimentar la caída con plenitud y que justo antes de tocar el fondo está la red, el sostén, la que facilita, aligera, aliviana y protege.

La familia es una familia universal. Aquí, allá, en todas partes se crean los lazos y el colchón emocional. En la familia hay aceptación, no hay juzgamientos y siempre, absolutamente siempre se desea lo mejor para-con el otro, la otra, que es un reflejo de mi ser. Y así, la conexión va creciendo y haciéndose fuerte, sólida y expansiva.

La conexión inspira y da ganas de vivir. La red pulsa, se mueve con el Cosmos. La red espiral danza con el respirar de la naturaleza Madre. No estamos solos, la conexión es estelar, dicen las abuelas en los sueños.

Share

You might also like

Leave a Reply