• Post Image

 

Las clases de yoga prenatal (3-9 meses) nos permite habitar con más placidez nuestro embarazo. Nos ayuda a aliviar dolores lumbares, activar la circulación, crear espacio en el cuerpo en donde poco a poco se va cerrando por el crecimiento de nuestro bebé. La práctica nos regala un espacio de conexión con nuestra respiración, con nuestros cuerpos, mente y además con el bebé. Se crea realmente una comunicación entre la madre y el bebé.

La clase nos prepara para el parto con el trabajo de respiración, asanas y meditación.

“La clase de yoga me ayudó a soltar mi pélvis y a liberar tensión en las lumbares, especialemente en los últimos meses.” -Camila S. Colombia.

 


Share

You might also like

Leave a Reply